Cayó el quinto; Madrid conquistada por segunda vez

Hace unos meses os conté que estaba a 35 días de correr mi quinto maratón y me lo estaba pasando muy bien  con el entrenamiento ya que estaba corriendo carreras de la Mapoma Running League como preparación y me estaba gustando mucho correr a ritmo de entrenamiento dichas carreras.

Pero a 1 mes vista del maratón llegó el test que hacemos en Club Tigers, para conocer nuestro estado real de forma de cara al maratón y decidir ritmos y estrategia de carrera dependiendo de como haya ido el test.

En este caso consistió en hacer 3*8000 a ritmo ligeramente mas rápido que el ritmo que queríamos llevar en el maratón, aumentando progresivamente el ritmo para acabar los últimos kms unos 15-30 segundos mas rápido de nuestro ritmo maratón.

El test se realizó en la Casa de Campo con la asistencia de nuestros entrenadores que montaron un punto de avituallamiento y estuvieron animando durante todo el recorrido.

Acabé con buenas sensaciones el test y ajusté mi ritmo tras ver mi rendimiento para correr a un ritmo de entre 5:00 y 5:10 minutos por km, que siendo Madrid y sus cuestas, apuntaba al 5:10.

Es un día muy bonito ya que corres con todos tus compañeros en grupo y se comparte el camino al maratón que tan sufrido es, aparte de poder tomar unas merecidas cañas en un sitio tan apropiado como la casa de campo.

Tras este test corrí el Medio Maratón de Madrid ,que también sirve como test a 3 semanas del maratón pero debes tomarte con tranquilidad para no quemar las tan necesarias energías que necesitaras para correr los exigentes 42km de Madrid semanas después. Aun así salió un gran tiempo en dicha carrera, teniendo en cuenta que no lo corrí al 100%, 1:39.

El plan de entrenamiento que seguí el último mes es el siguiente a todo esto:

Y después llegó el gran día.

Club Tigers nos preparó una sala en el hotel Blu Radison para que pudiéramosa ir antes de la carrera, dejar las mochilas, cambiarnos y posteriormente al finalizar la carrera, tomar un refrigerio, cambiarnos la sudada ropa, recoger nuestro diploma Tigers y descansar mientras tomabas una cervecita y algo de picar a la espera de recibir al resto de tus compañeros.

Por cosas como estas que os estoy contando del test y el día del maratón, este club es especial… amor en cada detalle.

El maratón salió mas o menos según lo previsto. Este año he conseguido realizar mas o menos un 80% del plan de entrenamiento  y  no he tenido ningún problema físico por lo que afrontaba con garantías la carrera.

Comencé a ritmo de 5 minutos por km el cual mantuve hasta el km 30 pero el poco entrenamiento de fuerza que realicé (mal por mí, estaba en el plan) me impidió mantener el ritmo los últimos 12 km y adapté el ritmo para que las piernas aguantarán bien y pudiera acabar entero, finalizando en un mas que digno 3:40 a 5:10 el km.

Muy contento de volver a tener buenas sensaciones en un maratón, acabar sano y entero, llevar buen ritmo y sobretodo estar perfectamente recuperado en un par de semanas para acabar de correr las últimas carreras de la temporada veraniega.

Y encima Emma acabó la media maratón que ni siquiera iba a correr sin problemas y con una sonrisa asi que poco mas podemos pedir.

Llegar al hotel y poder celebrarlo con todos los compañeros de club fue espectacular sin duda.

Después del maratón y un par de semanas de recuperación con muchos menos kilómetros, participé en un par de carreras mas antes de cerrar la temporada, Corre sin glutén 10k para finalizar la Mapoma Running League y Norte VS Sur, tradicional 10k por el centro de Madrid que suele servir para despedirse de los compañeros antes de empezar las vacaciones. La mejor marca del año cayó aquí con 43 minutos para completar los 10km.

Finalicé en el puesto 56 de la general de la Mapoma Running League, que no está mal para haber corrido varias carreras a un ritmo mas lento acompañando gente y no haber corrido todas las carreras.

Mención especial a mi compañero de entrenamiento del grupo de los Martes en Tigers Running Club, Emilio que finalizó en tercera posición en dicha liga, muy meritorio lo suyo. ¡Enhorabuena!